Junto con el salón, la cocina es la estancia de la casa que tiene mayor funcionalidad y al mismo tiempo es el rincón de tu hogar que cuesta más limpiar. Con todos los utensilios que tenemos, los electrodomésticos y los accesorios, la cocina se convierte en un terreno plagado de minas cuando queremos meterle mano y dejarla como los chorros del oro.

No es tan difícil evitar que la suciedad se apodere de determinados lugares de la cocina, pero hay algunos trucos muy empleados que te ahorraran tiempo de limpieza posterior. Uno de los más simples se encuentra en el horno donde es recomendable que cubras la bandeja con papel de horno o de aluminio, así evitarás tener que estar largos minutos frotando ya que se manchará mucho menos.

La limpieza del microondas no es nada complicada, se trata de un electrodoméstico pequeño que no se mancha demasiado. Un truco para limpiarlo a fondo y desinfectarlo al mismo tiempo es introducir un bol con agua y zumo de limón durante 5 minutos (después mantenerlo otros 5 minutos en el interior). De esta manera quedará perfecto, luego solo hay que pasar una bayeta y listo para utilizar.

Lo ideal para tener una nevera limpia es acostumbrarse a meter las cosas limpias en el interior, de esta manera no quedará suciedad ni en las bandejas ni en los cajones. Si no lo haces a menudo basta con sacarlo todo para hacer una limpieza correcta. Si quieres evitar los malos olores, apuesta por granos de café o medio limón.

Para la vitrocerámica hay muchas maneras y trucos para mejorar su limpieza, una de ellas es usar una pasta de bicarbonato con vinagre de alcohol o incluso usar el limón para darle más brillo. En cuanto al fregadero hay una mezcla que no suele fallar si lo que quieres es evitar que se atasque el desagüe, deja una noche el combinado de media taza de vinagre caliente y 3 cucharadas de bicarbonato de sodio en el sumidero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ocho − 3 =