reformas verano

Las reformas nunca son un plato de buen gusto para los inquilinos que quieren cambiar algún aspecto de su casa. Nunca es un buen momento para hacer una obra en tu hogar pero puestos a elegir hemos encontramos algunas razones de peso que nos dan a pensar que el verano es la mejor época para cambiar el aspecto de tu casa. ¿Quieres saber por qué?

En el invierno los días son cortos y anochece demasiado pronto, en el verano se pueden aprovechar más las horas gracias a la iluminación natural. Un aspecto muy relevante si la reforma que queremos llevar a cabo se encuentra en el exterior de la casa o afecta a alguna parte externa de la misma.

Adecuar la terraza para hacerla habitable, colocar un toldo, hacer un cerramiento para tener intimidad en tu balcón, modificar el aspecto de tu jardín, ampliar una estancia de la casa cerrando la terraza o disponer de un nuevo espacio de trabajo son algunas de las reformas más comunes en esta época. Modificaciones cuyo trabajo se vuelve productivo con el aumento de las horas de luz del verano.

La razón principal para pensar que el verano es una buena época para hacer reformas en casa son las vacaciones. La mayoría de trabajadores tienen más tiempo libre, momentos de ocio que generalmente transformas en escapadas a la playa o un descanso merecidas tras un año sin descanso. A veces es recomendable disminuir esos instantes y apostar por esas reformas que llevas aplazando tanto tiempo.

reformas_integrales_valencia(1)

Si vas a cambiar el suelo de tu casa, reformar el baño o modificar por completo la estética de tu cocina tal vez el verano sea la fecha para ausentarse. Supone un aliciente marcharse al pueblo o hacer una escapada sin preocuparte de nada de lo que ocurre en tu hogar y regresar pensando que todo estará perfecto y sin más preocupaciones que pagar a los obreros por su trabajos. Si fuera invierno tendrías que pedir favores a la familia o pagar un hotel durante ese periodo.

Tal vez la reforma no sea de tal envergadura y no tengas que abandonar el hogar, si solo quieres supervisar el trabajo, el verano te da la opción perfecta para hacerlo.

A parte de esas razones, el verano es una época perfecta para prepararte para el invierno. No solo se realizan cambios en estancias y aspectos relacionados con esta estación (jardines, terrazas, piscinas, balcones) también se puede aislar paredes, cambiar la caldera, quitar el gotele o reparar las humedades para que cuando llegue el frío la casa esté totalmente preparada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

11 + 9 =