Una pantalla de patchwork

Si uno tiene restos de telas por casa, ropa para reciclar… se puede usar para conseguir un dormitorio más bonito. Se trata de hacer con ellos bricos que brillarán en cualquier cuarto de una niña en el hogar. Solo hay que ponerse manos a la obra y dedicarle unos minutos. El éxito está asegurado.

1º. Cuadro de muñecas:

Solo se ha de grapar una tela bonita a la base de un marco, hacer las muñecas y pegarlas. Para formar el tronco, brazos y piernas, se tiene que cortar cinco piezas iguales de tiras de organdí, satén …, y para el pelo, una de otro tono. Luego, se cosen y se les pone una tela fruncida como vestido. Son originales, divertidas y modernas.

2º. Un aplique muy mono:

Una idea muy divertida. Se trata de decorar la lámpara de la habitación  o un cojín con un dibujo que hayan hecho las niñas. Les encantará. Y encima es fácil de hacer. Se hace la plantilla en cartulina y se marca la silueta sobre tela de fieltro. Se corta, se hacen los ojos, la nariz … con unas puntadas y se pega con adhesivo textil. Listo para triunfar.

3º. Una pantalla de patchwork:

No llevará mucho tiempo y se podrá coordinarla con los tonos del dormitorio infantil. Si se tiene un traje de bailarina que se haya quedado pequeño o ya no se use, se puede aprovechar el tutú para la mesita. Quedará precioso.

Se necesitan tiras de puntillas y en zigzag, flores de tela y lazos, pegamento textil, regla y tijeras. En primer lugar, se cortan las telas en piezas irregulares y se pegan a la pantalla alisándolas bien. Se tapan las uniones con las tiras, y donde coincidna estas últimas, se fija una flor o un lacito.

Por último, se pega las flores alrededor de la base y de la parte superior de la plantalla y se remata con otra tira.

Foto vía Casa y lienzo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × cinco =