Cuando arrecia el frío las telas nos pueden ayudar a sobrellevar este elemento. Con una serie de telas se puede pasar menos frío cuando las temperaturas bajan. Inclus con ellas podrán bajar la potencia de la calefacción y ahorrar en la factura.

1º. Al llegar al hogar:

Una vez se llega al hogar procedente de la calle, te recomiendo abrigarse con telas del pirineo como bata, chándal aterciopelado o pijama del pirineo. Sentirás calor de forma rápida. Además, hay que calentar los pies con plantuflas nórdicas, de plumón y termorreguladoras.

2º. En el sofá:

Sugiero echarse una manta de tacto suave. Las acrílicas se lavan muy bien y secan rápidamente. Además, se pueden optar por las mantas polares tipo poncho que llegan casi a los pies. Sentirás el calor en todo momento.

3º. Para dormir:

Te recomiendo vestir la cama con sábanas especailes: de franlea, del pirineo, de tejido o termorreguladoras. Se trata de sentir caliente la cama cuando nos metamos en ella. También triunfan las mantas con microfibras pues retienen un 25% más de calor y pesan menos que las tradicionales.  Por otro lado, se puede poner un colchón con cara de invierno y de verano. Además de los muelles, los hay viscoelásticos y de espumaciones.

4º. Al salir de la ducha:

Este es uno de los momentos que más frío puede dar. Hay que arroparse con toallas y albornoces de MicroCotton, un algodón con un hilado especial que es mucho más absorbente y seca antes.

5º. Fabricar tus propias telas:

Si eres mañoso puedes hacer una manta solar para el sofá, unas sábanas de franela o un juego de toallas. Además, en tiendas especializadas se pueden encontrar por metros tejidos de rizo, telas polares, del pirineo, franelas, guatas, acolchadas, etc.

Foto vía Puerta al Sur

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × cinco =