No hay que tirar ningún resto de tela. Se puede sacar partido a los retales pues se pueden reciclar y conseguir labores preciosas que servirán para decorar nuestro hogar y darle una nueva vida. Además, en tiempos de crisis y restricciones en los gastos de la vivienda, toda idea barata es muy bienvenida.

1º. De sábana a mantel:

Se una antigua sábana se puede conseguir un novedoso mantel para la mesa. Si tienes una sábana de lino, algodón fino o hilo que no sueles usar, se puede aprovechar para realizar un mantel. Se le puede sacar partido incluso aunque tenga manchas o algún desgarro si se corta la sábana en cuadros de 30-40 centímetros y se les hace alrededor una greca de de ganchillo al mismo tiempo que se los une por la grecas.

Luego, se hace un remate de ganchillo a modo de puntilla alrededor del mantel. Para ello, se utiliza un hilo de perlé grueso para darel un aire rústico. Un truco es hacer un dobladillo a punto de festón con el mismo hilo y enganchar luego el remate en el festón.

2º. Una colcha «Patchwork»:

Se pueden aprovechar los retales sobrantes en el hogar para fabricar una colcha tan útil como barata. Para que quede bien, se debe elegir los retales que sean de tejido y grosor similares, y luego córtalos en rectángulos o cuadrados, por ejemplo.

3º. Haz un dosel aprovechando un visillo:

Al ser de tela ligera, es perfecto para un dosel. Pero debe tener al menos 150 centímetros de ancho para poder fruncirla adecuadamente. Te quedará más vistosos si le coses un bonito remate (hay máquinas portátiles por unos 50 euros que ahorrarán tiempo). Para colgarlo, se tiene que poner una barra en el techo de la habitación o bien una escuadra en la pared.

Foto vía Mercado Libre

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × dos =