Si quieres renovar la imagen de tu vivienda, las telas pueden convertirse en tu mejor aliado. Sin obra y con poco gasto económico, conseguirás crear hogar. Hay que saber elegirlas y combinarlas, pero siempre según el gusto de cada uno.

1º. Salones:  

Un clásico que nunca falla consiste en tapizar los asientos en liso y vestir las ventanas con caídas estampadas en tonos que coordinen. Además, para animar las tapicerías se puede optar por cojines que contrasten.

Por otra parte, una buena idea si se quiere conseguir una atmósfera cálida y acogedora es tapizar todo el mobiliario. Para aligerar sus volúmenes, lo más acertado es elegir telas lisas, a rayas o cuadros finos.

Además, las tapicerías en lisos naturales crean una atmósfera cálida y amable; el papel de la pared aporta frescura, sensación que se refuerza con la presencia de flores y plantas.

2º. Comedor:

Si se quiere conseguir un comedor con aire campestre hay que acerta con la tela de los estores y las fundas de las sillas, de flores y en la que predomina el verde.  En cuanto a los colores, lo ideal es combinar tonos cálidos con fríos, pero si prefieres sólo fríos o solo cálidos, juega con las intensidades.

3º. Dormitorio:

Si quiere un ambiente femenino se debe recurrir al rosa y a los estampados florales. Además, si te gusta con mucha personalidad, opta por estampados grandes y, en lugar de tonos pastel, tonalidades má fuertes como malva o fucsia. Para un dormitorio de invitado, recomiendo lisos en varios colores. Los crudos y los malvas siempre dan buen resultado.

4º. Ventanas:

Las cortinas hechas con dos telas es un tendencia muy actual que imprime bastante carácter a cualquier ambiente. Se puede combinar una lisa y una estampada. También triunfa vestir una ventana con dos telas diferentes; para que no resulte estridente, sólo una debe lucir un estampado grande.

Foto vía El Mueble

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

6 − 1 =