Muchas veces habremos pensado en cambiar las baldosas del suelo, y es que las rayaduras, las machas, y sobre todo los años hace que nos cansemos de ellas. En general, el principal problema para cambiar el pavimento es el alto coste, pero sobre todo la suciedad que acompaña a una obra de este calibre. Sin embargo, ¿no te has planteado nunca sustituir tus viejas baldosas por suelo laminado?

Aunque tradicionalmente el suelo laminado no ha tenido muy buena aceptación, pero cada vez se utiliza más y es que, si ya de por si tiene muchas ventajas, con el nuevo sistema «click» aún tiene más.

Ikea. Tundra. 19€/2'39m2
Ikea. Tundra. 19€/2

La primera de las ventajas del suelo laminado es que es resistente a la luz, por lo que no pierde color. Por otra parte, es más resistente a los golpes que los suelos tradicionales, y no necesita barnizarse, como el parqué. Además, si se estropeara una baldosa, siempre se puede cambiar esa baldosa fácilmente, sin tener que tocar las otras.

Además, como ya he dicho, gracias al nuevo sistema click, es de muy fácil instalación ya que no necesita pegamento. Para su instalación sólo hay que extender una lámina base y encajar las baldosas unas dentro de otras sobre ella.

Pero alguna desventaja si que tiene, y es que, al subir la altura del pavimento, hay que rebajar las puertas y cambiar los rodapies; y tampoco es recomendable usarlo en habitaciones húmedas, como el baño.

Así que si te animas a instalar suelo laminado y renovar el aspecto de tu casa no te será difícil encontrarlo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 + cinco =