SUELO LAMINADO

El suelo es un factor importante par dar carácter a los espacios de tu vivienda. Si se quiere cambiar el suelo, hay que saber elegir bien y rentabilizar correctamente la inversión realizada.

1º. Elegir la opción más eco:

Si uno quiere un suelo de tarima maciza, debe fijarse en su etiqueta y asegurarse de que está comprando madera certificada que proceda de bosques gestionados de manera sostenible.

2º. Tarima maciza, máxima calidez:

Elegantes y resistentes, los suelos de madera natural aportan confort y pueden durar toda la vida si se cuidan correctamente. Las lamas se pegan al suelo si su grosor es hasta 15 milímetros; si tiene más, es mejor clavarlas sobre rastreles.

3º. Multicapa, más económicos:

De fácil instalación flotante; con mejor resistencia a los cambios de temperatura; con posibilidad de lijarse y más baratos. Los parques multicapa (cuentan solo con una capa de madera natural sobre otras de listones) son un alternativa barata a los suelos de tarima maciza.

4º. Vinílicos, ahorro y comodidad:

En distintos formatos, los suelos de PVC son los más económicos, muy fáciles de transportar e instalar y son buenos aislantes. Su mayor inconveniente es que se pueden arañar o, incluso, rasgar con mucha facilidad.

5º.  En la cocina o el baño, gres porcelánico:

De gran dureza y casi nula absorción de agua, este pavimento cerámico es el mas apropiado para los espacios más húmedos y transitados de la vivienda.

6º. El sistema en clic:

Por su sencillez, el sistema en clic (las lamas se encajan por machihmebrados) es el método de instalación más usado, especialmente en los laminados.

7º. Laminados:

Realizados con un acabado plástico sobre una base de derivados de madera, los laminados son fáciles de instalar, resistentes a los golpes y no absorben las manchas, por lo que son la mejor opción para suelos con desgaste. No se pueden fijar ni barnizar.

Foto vía Pav y Parquet

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres + nueve =