Home Vestidores El vestidor perfecto

El vestidor perfecto

Un vestidor es la solución perfecta para mantener guardar y mantener ordenada nuestra ropa y todos los complementos, por supuesto; y para vestirnos tranquilamente.

Existen dos tipos de vestidores: integrados en el dormitorio, o construidos como una habitación a parte. Cada uno tiene sus ventajas y desventajas, y la elección de uno u otro dependerá de la distribución de cada casa. Por nuestra parte, vamos a ayudarte  a integrar un vestidor en tu casa, y que éste sea lo más completo y cómodo posible.

En primer lugar hay que decidir si las estanterias que lo componen van a ser abiertas o cerradas. Obviamente si son abiertas tendrás todo más a la vista y te facilitará el vestirte cada día, pero la ropa puede coger polvo; por otra parte, si son cerradas, la sensación será más asfixiante. Por tanto, una de las mejores opciones es instalar armarios cerrados con puertas de cristal ahumado.

En segundo lugar, hay que instalar las baldas y barras teniendo en cuenta el tipo de ropa que vamos a guardar. Es decir, instalar barras más largas para trajes o abrigos más largos, otras que pueden ser más bajitas para pantalones o camisas, baldas más anchas o menos según si son jerseys o camisetas… También hay que destinar un espacio para zapatos, y en este caso hay que hacer lo mismo que antes, es decir, dedicar baldas más nachas para botas, por ejemplo. Y no olvides dedicar espacios para bolsos, bufandas, corbatas… Por otra parte, los altillos y puntos de peor acceso puedes destinarlos a prendas que apenas utilices.

Por último, y no por ello menos importante sino todo lo contrario, el espejo. Un gran espejo es imprescindible en todos los vestidores para que puedas vestirte cómodamente.

Y por supuesto ten en cuenta que exista una buena iluminación. Instala puntos de luz delante de los armarios y del espejo para que no existan sombras.

Además, y como de decoración se trata este blog, no olvides llenar las paredes con algún cuadro o decorar las paredes con papel pintado, y situar una cómoda butaca (como la silla Barcelona) para escoger tranquilamente el vestuario.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × 2 =