Home Muebles Consejos para salvar a un mueble en mal estado

Consejos para salvar a un mueble en mal estado

muebles viejos

Si un mal se encuentra en mal estado siempre hay un conjunto de soluciones para dejarlo como nuevo por mucho trote o desgaste que tenga.  Se trata de salvar al mueble cuando lanza un aviso de socorro. Para ello, se pueden poner en práctica las siguientes medidas.

1º. La carcoma:

Se puede poner debajo del mueble una cartulina negra y moverlo durante unos días; si el serrín que cae es claro, la carcoma está activa y habrá que acabar con ella inyectando un producto específico. Se envuelve la pieza en plásticos, se sellan y se esperan dos semana para taponar los agujeros con cera.

2º.  Manchas y quemaduras:

En las superficiles (si han penetrado en la madera, habrá que lijar), se aplica una mezcla al 50% de amoniaco y agua oxigenada de 110 volúmenes (al ser la más pura, es la más efectiva). Se espera a que desapezcan, se lava la zona con agua y se deja secar. Luego, se pasa una lija de grano medio y se barniza o se encera.

3º. Sin color por el sol:

En los muebles barnizados, se pasa una lija fina (600 o 100), se aplica con lana de acero una mezcla de alcohol, aguarrás, aceite de linaza cocido (al 30% cada uno) y vinagre (10%), y se frota con un paño de algodón. Si está encerado, se pule con lana de acero, se vuelve a encerar y se saca brillo con un paño.

4º. Grietas en el mueble:

Si las grietas son grandes, se pueden rellenar con listoncillos de madera (se pegan con cola blanca), se lijan para iguala con la superficie y se barniza. Las grietas pequeña se pueden rellenar con masillaa del color del mueble.

5º. Rescartar una pieza vieja:

En primer lugar, hay que eliminar el polvo y la suciedad incustrada en la madera. Se prepara una mezcla de alcohol, aguarrás y acetona y se frota por toda la superficie. Para que sea más efectivo, no se debe usar un paño, sino lana de acero.

Luego, se pasa un trapo de algodón. Si tiene partes metálicas seguramente estén oxidadas. Se deben frotar con lana de acero mojada en vinagre caliente; para ello, se usa un cepillo pequeño de alambre si no sale o si hay muchos recovecos. Por último, se lavan con agua y jabón para eliminar el olor a vinagre y se seca con un paño limpio.

Foto vía D’Urbe

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

14 + veinte =