Elegir un armario no es algo sencillo, ni mucho menos. Hay que tener en cuenta varios factores como el espacio de la habitación, lo que se va a guardar, como vestirlo por dentro, etc. Para ello, os doy una serie de claves para acertar en la elección. Toma nota y acertarás.

1º. La planificación:

Hay que tomar medidas el hueco donde se va a poner el armario, si hay entrantes, si existen columnas, … Se debe elaborar una lista con todo lo que se quiera guardar para distribuir el interior y si se puede dibujarlo todo.

2º. Armario extento o empotrado:

Si el espacio del que se dispnoe es pequeño o irregular, hay que optar por uno empotrado pues se adapta a cualquier hueco. Los armarios exentos tienen la ventaja de que se pueden cambiar de sitio o habitación.

3º. Las puertas:

Las abatibles dejan ver todo el interior del armario, pero precisan entre 45 a 75 centímetros por delante para poder abrirlas. Las correderas no ocupan, pero solamente dejan ver un parte del interior. Una solución intermedia son las puertas plegables.

4º. Espacio para colgar la ropa:

De ancho bastará un hueco de unos 50 centímetros. El alto variará dependiendo del tipo de prenda: como mínimo 60 centímetros para camisas y pantalones, 120 centímetros si son faldas cortas y 110-170 centímetros en el caso de abrigos, vestidos largos, …

5º. Vestirlo por dentro:

Para vestir por dentro el armario se divide el espacio en módulos haciéndolos coincidir con las puertas. Por ejemplo, en un armario de 240 centímetros de ancho, se deben hacer tres de 80 centímetros.

6º. Los cajones:

Se puede poner una cajonera para guardar la ropa interior. También funciona reservar algún cajón para los complementesos, si se adaptan divisores específicos estarán siempre perfectamente ordenados. Además, se pueden colgar perchas y ganchos especiales.

Foto vía Tus anuncios.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × 3 =