mesilla-04_portrait_galeria

Si uno tiene una mesilla deteriorada y antigua no debe tirarla. Se puede sacar partido de ella. Basta con aplicarla una manita de pintura, lijarla y ponerla nuevos tiradores cerámicos.

Para tal cambio se necesitan estos materiales: una mesilla vieja de madera; una lija para madera o decapante; rodillo; pintura acrílica al agua para madera; una brocha; un destornillador plano; y unos tiradorse retro cerámicos. Ya solo queda ponerse manos a la obra y tendrás tu mesillas lista en poco tiempo.

En primer lugar, se deben retirar los tiradores y los herrajes que tenga el mueble en cuestión. Luego, se lija a fondo para quitar el barniz y, si tiene pintura, se tiene que aplicar decapante con una brocha y retirarlo con una espátula.

El siguiente paso se debe utilizar un destornillador plano con el fin de retirar la suciedad y los restos de ceras y barnices de las zonas talladas. En este aspecto, hay que tener mucho cuidado para no dañar la madera; por ello, se recomienda hacerlo con paciencia.

A renglón seguido, con la brocha, se tiene que comenzar a pintar de abajo hacia arriba. Se debe usar una pintura acrílica al agua para madera; luego, se tiene que colocar papel de estraza en el suelo para no manchar.

Ya vamos llegando al final de nuestra obra de bricolaje. Nos queda muy poco para tener lista esta nueva mesilla de noche para el dormitorio. Así, para envejercerla, cuando la pintura esté seca, se tiene que lijar suavemente insistiendo en las esquinas y bordes. Por último, se colocan los nuevos tiradores. Trabajo terminado.

Solo quedará elegir el lugar de la habitación donde colocar esta brillante mesilla que hemos sacado de la nada. El bricolaje siempre da nuevas oportunidades a los muebles que se tengan sin usar en una vivienda.

Foto vía La Vida en Rosa y Blanco

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × dos =