Las mesas ocupan un papel destacado a la hora de decorar una habitación. No sólo son un lugar donde comer, escribir o reunirse con los amigos, pueden ser un punto decorativo que dé vida a la estancia. Por ello, os dejo una serie de consejos para sacar partido de ellas.

Hay mesas de centro que pueden dar mucho juego, como modelos que albergan debajo pufs o banquetas; u otras que tienen un sobre elevable, de manera que al subirlo a la hora de las comidas se convierten en un mini comedor muy práctico.

Además, las mesas auxiliares o de centro con ruedas resultan útiles, puesto que se mueven de un lado a otro, para apoyar a la zona de asientos o a la de comedor, a modo de camarera.

Por otro lado, se pueden echar mano de muebles-comodín, como por ejemplo, las mesas-nido que se guardan unas dentro de otra y solamente se usan en caso necesario.

Si tu salón es pequeño, una solución eficaz y sencilla es sustituir la mesa de centro por tres mesas plegables que se utilizaron solamente en el caso que sea preciso. Así, cuando se quiera tener el espacio despejado, solamente hay que tener cerradas las mesas y guardarlas en cualquier lugar. Una solución funcional y práctica.

También triunfan hoy en día las mesas multiuso. Se tiene que apostar por elegir piezas con doble función, como una mesita auxiliar con patas plegables y un sobre extraíble el cual se transforma en una bandeja cuando se requiere. Se puede situar en un lateral del sofá o del sillon con el objetivo de que no estorbe.

Por último, se puede multiplicar el espacio de una habitación eligiendo muebles que cumplen más de una utilidad, como un banco de madera que aumenta la zona de asientos y al mismo tiempo sirve para almacenar todo tipo de objetos.

Foto vía Decoracion Interiores

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × 1 =