Durante la Navidad se celebran muchas comidas y cenas. Por ello, nuestra mesa debe estar bien decorada en estas ocasiones. Flores, velas, adornos, … son muchos las maneras de decorar una mesa. Se puede ser orginal y dar un toque personal a las celebraciones simplemente a través de una mesa de fiesta.

En primer lugar, no es lo mismo preparar una cena que una comida. Hay que elegir la mantelería en función de ello. Los tonos claros y las flores van mucho mejor con la comida en tanto que los metalizados y los brillos resultan ideales para la cena.

Por otro lado, hay que tener cuidado con los centros; nunca deben entorpecer la visión de los comensales. Si son grandes, se deben colocar agrupados en medio o en los extremos; si son pequeños, se pueden repatir a lo largo de toda la mesa de fiesta.

Además, cada uno debe apostar por su estilo a la hora de decorar una mesa de fiesta. Si te agrada la naturalidad, te recomiendo que optes por los objetos de cristal. En cambio si prefieres la sofisticación, debes elegir adornos en oro y plata, epro sin abusar ni mucho menos recargar la mesa.

Otra opción que suele triunfar es buscar el contraste. Si pones cubiertos y accesorios decorados, hay que combinarlos con detalles que tengan un aire rústico como puede ser unos salvamanteles de rafia o unas florecillas silvestres colocadas directamente en copas.

Por otra parte, una idea romántica es colocar una flor natural en un vaso con agua. Se complementa con flores artificiales que funcionan como portavelas y cristales diseminados por el mantel de la mesa.

Por último, se puede rodear la mesa de elementos naturales como un gran abeto navideño, centros hechos con palitos y ramas sobre la lámpara. Para dar calidez, se opta por realizar un centro con velas de distintos tamaños.

Foto vía Peque Ocio

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

9 + 3 =