cabeceros_pintados2

Rollos sobrantes de papel, retales, un bote de pintura, un plato desportillado, … y mucho más objetos pueden usarse para renovar la decoración en el hogar. Se trata de aprovechar todo al máximo y no tirar nada.

1º. Dar un toque divertido a la habitación infantil:

Se puede pintar el cabecero de la cama. Según el gusto y la pintura que se tenga, se puede usar uno o más colores. Solo se debe lijar la pintura o el barniz anterior y dar dos manos de pintura. La habitación tendrá nueva vida.

Por otro lado, se puede hacer un móvil con fotografías. Para ello, se tienen que recortar círculos de cartulina de colores. Se imprimen las fotografías, se pegan y se corta el sobrante. Luego, se hacen agujeritos y se unen los círculos con un hilo. Se cuelgan y ya está. Queda genial.

2º. Cómo retapizar:

Se tiene que quitar la tela antigua y usarla de patrón para cortar la nueva tela, dando unos centímetros más. También se puede cambiar el relleno, colocar la tela nueva, tensar y grapar. Luego, se debe recortar el sobrante y cubrir las grapas con cinta de pasamanería.

3º. Dar nueva vida a una caja que ya no se usa:

Los retales pequeños también sirven. Se pueden usar para forrar una pequeña caja. Solo se necesitarán tijeras y pegamento. Para que no se deshilachen hay que doblar los bordes.

4º. Fabricar una cómoda «nueva»:

Para ello se necesit pintura y papel vinílico. Se pinta la cómoda de blanco y se pega en el frenet de los cajones papeles vinílicos distintos. Por último, se enmarca con modulrirtas también pintadas.

5º. Renovar una vitrina con papel pintado:

Si todavía se guarda lo que sobra de papel pintado y se tiene una vitrina, se puede usar para forrar la trasera. Se quitan las baldas, se corta el papel a la medida, se da cola y se pega. Triunfa siempre.

Foto vía Decora Decora

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 + 14 =