un-armario-con-flores_principalTresGrande

Se puede personalizar un modelo blanco de armario y darle más alegería. Lo lograremos con una tela vistosa y poniendo unas patas pintadas de un determinado color. Una vez hecho, el armario parecerá otro y habremos dado un nuevo toque a la habitación donde se ubica.

Para llevar a cabo la operación de transformar un simple armario blanco en uno con flores, necesitaremos los siguientes materiales: un armario blanco; tela vistosa; cuatro patas de madera; dos pomos; pegamento en aerosol; metro; tijeras; taladradora; pintura; y brocha. Ya solo queda ponerse en movimiento y un ratito tendremos listo nuestro flamante armario.

En primer lugar, se tiene que medir con el metro el espacio interior de las puertas y los laterales del armario que se van a forrar, no obstante no hay que tener en cuenta los marcos. Luego, se debe cortar la tela con sumo cuidado y atención para que no se deshilache en ningún momento. Este punto hay que realizarlo con detenimiento.

A renglón seguido, se tiene que aplicar el pegamento sobre el revés de la tela cortada anteriormente. Se comienza por la parte superior y se va deslizando suavemente la mano hacia abajo para evitar que salgan arrugas en la tela. Las arrrugas quedarían fatal en el armario.

El siguiente paso es pintar las patas nuevas y ponerlas en el lugar de las antiguas. En caso de que no coincidan, se tiene que hacer un agujero del mismo diámetro que el tornillo de la pata y sujetarla con una arandela y una tuerca.

A continuación, se tiene que realizar un agujero en cada puerta con la taladradora y colocar los dos pomos. Si se prefiere, se pueden poner unos tiradores tipo asa, situados en vertical.

Así, ya habremos conseguido dar una nueva vida a ese armario blanco que apenas nos aportada. Además, sin apenas gastar y de forma sencilla en unos minutos.

Foto vía Casa Diez

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 − catorce =