Zona de lavado

Os recomiendo que montéis una zona especial para el lavado y la plancha diaria. Con cestos, barras, tendederos, módulos con ruedas, … se creará un lugar práctico y acogedor.

1º. Armario con puertas batientes:

Si se tiene disponible una parede entera, lo mejor es poner un armario lacado blanco con puertas batientes. En su interior, se podrán guardar los útiles de limpiezas en las baldas, incluso hasta la lavadora.

2º. Con dos módulos abiertos:

Se puede improvisar una pequeña zona de plancha colocando dos módulos metálicos en paralelo con cestas de rejilla, cajas de tela y plástico y, entre ellos, una balda que los une con una barra debajo para colgar las prendas en perchas.

3º. Cestos de mimbre:

Los cestos de mimbre son una solución práctica, barata y muy decorativa. Sirven para guardar la ropa planchada y los botes de limpieza. Así, está todo ordenado y, encima, adornan todas las tablas.

4º. Compartimientos de rejilla entelados:

Este tipo de módulo sirve para ponerlo tanto fuera como dentro de un armrio. En sus cajones de tela se podrá guardar ropa planchada, útiles de lavado y otros utensilios de limpieza.

5º. Módulo con cesto extraíble:

Si no se dispone de un cuarto específico para crear una zona de lavado, se puede apostar por un mueble con módulos. En un módulo, la lavadora queda oculta tras una puerta, y el otro cuenta con un cesto de loneta extraíble para la colada.

6º. Muebles modulares:

Son la mejor opción cuando los metros escasean, ya que se adaptan a todos los espacios. En ellos se puede ir añadiendo piezas según las necesidades.

7º. Cestos y cajas:

Usar este tipo de accesorios, además de servir como decoración, facilitan la limpieza el propio mueble con solo retirarlos y son mucho más cómodos a la hora de moverlos por la vivienda.

Foto vía Amor por la decoración

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

doce + 19 =