cesta-extraible-y-plataforma

En una vivienda, existen aspectos que hacen gastar más y no lo parecen a primera vista. Fallos como situar mal la nevera, abusar del detergente al lavar, abrir el horno a destiempo, … y otras más hacen que el consumo sube. Hay remedio.

1º. El frigorífico:

Si se pega a la pared, al no haber ventilación, consume mucho más. Así que lo mejor es separarlo unos centímetros de la pared. Si el frigorífico está cerca del horno, la placa o una zona soleada, puede llegar a consumir el doble pues el compresor tiene que trabajar más. Además, se trata del electrodoméstico de mayor consumo.

2º. El uso de los electrodomésticos:

Si los filtros de la lavadora y el lavaplatos no están limpios, consumen mucho más. Por ello, conviene revisarlos cada mes. Lo mismo sucede si tiene cal la cual puede envolver la resistencia y dificultar la transmisión de calor; entonces, su gasto aumenta hasta una 15-20 %. Conviene usar descalcificantes y vinagre.

3º.  Ahorro en la cocina:

Cocinar sin tapas sube el recibo de la luz pues se pierde calor y se necesita mayor tiempo de cocción. Por ello, hay que usar las tapas durante la cocción. Asimismo, abrir el horno hace que se pierda el 20% del calor. Por eso, conviene ponerse una alarma y abrirlo mucho menos.

4º. La colada:

Lavar a 60º gasta casi el doble que a 30º. Lo mejor es solo hacerlo con la ropa que se precise; así, encima, no se estropea. También se gasta más si se abusa del detergente pues se forma espuma lo que hace trabajar más al motro de la lavadora.

5º. La plancha y el aspirador:

La plancha gasta más si tiene manchas o restos de cal ya que transmite peor el calor. No hay que empezar planchando la ropa, se debe hacer al final y con el calor residual.  Por su parte, el gasto del aspirador sube si los filtros o el depósito de polvo están sucios. También si al aspirar, tiene los tubos retorcidos.

Foto vía Línea 3 Cocinas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecinueve − 15 =