La decoración en blanco siempre es una apuesta segura. Con el blanco, uno no fallará en la decoración del hogar. En primer lugar, los muebles blancos dan luminosidad y  mayor sensación espacial a las habitaciones pequeñas o mal iluminadas. Encima, combinan a la perfección con todos los estilos.

Desde hace tiempo, los muebles, las mesas, las sillas, las camas y las cómodas triunfan con el blanco; a veces, puro, otras veces, roto. Aunque se suelen ver piezas en otros colores, el blanco continúa siendo uno de los reyes del mobiliario.

De todos modos, hay que tener cuidado pues el abuso del blanco puro puede llegar a resultar frío y un tanto impersonal. Por ello, muchos interioristas suelen  recomendar los tonos crema o el blanco roto o bien por combinarlo con accesorios y complementos de diferentes colores y texturas que doten de carácter las estancias. Comenzando por las paredes.

Por ejemplo, Banak Importa con Ikay presenta  una colección elaborada en madera de roble y acabada en pátina blanca que aporta calidez a las estancias. Sus tiradores y las líneas horizontales de sus frontales le otorgan un toque muy personal. Además de comedor, cuentan con un dormitorio romántico basado en el blanco.

Por su lado, a firma toledana Arte Nogal plantea varias propuestas en color blanco. Sobre todo en su colección ‘Vintage’. Sobresalen sus vitrinas que son ideales para situar en el salón. Las tienen de dos o tres cuerpos y en diferentes alturas.

Por último, triunfan los muebles lacados en blanco.  Se trata de colocar en el salón un sofá blanco o  una chaise longue. Con ello, se consigue jugar con el resto de colores y texturas de la habitación. Además, los cojines ayudan a crear un ambiente acogerdor. La firma Conforama dispone de un modelo de chaise longue Hilton con un cabezal reclinable y tapizado en piel sintética, también disponible con cama.

Foto vía DDecoración

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

quince + diecisiete =