Con una serie de ideas se puede conseguir un baño renovado, cómodo y bonito. Además, podremos ganar amplitud y luz. Todo ello de forma sencilla. En primer lugar, se debe optar por muebles bajolavabo y estanterías hechas  medida pues aprovechan al máximo el espacio disponible y se adaptan a la forma de la planta.

Además, tenemos que apostar por un baño ergonómico. Para una zona de lavabo cómoda, intenta que éste se sitúe al menos a 85 centímetros del suelo. También se dejan unos 60 centímetros libres para facilitar los movimentos; y 70 centímetros despejados ante la lucha para secarse.

En cuanto a la ducha, un buena opción pasar por una cabina acristalada. Una ducha cerrada con cristal tiene ventajas: no se corta el espacio, deja pasar la luz y da sensación de amplitud. Sino se puede elegir una mampara de cristal en lugar de la clásica cortina, pues es más práctica, moderna y prolonga la perspectiva visual.

Otra idea que triunfa es apostar por los tonos claros. No hay nada mejor para ganar luz y amplitud que elegir blancos, cremas, pastel, … Además, dará un toque alegre y jovial al baño.

Si tenemos bañera en vez de ducha, se puede usar la pared de la bañera para colgar prácticas baldas, hornacinas o repisas de obra que permitirán tener a mano todos los geles, champús, toallas, esponjas, etc. Asimismo, un radiador-toallero en la pared de la bañera aprovecha muy bien el espacio y permite tener toallas calentitas y a mano. También se puede aprovechar la esquina con un mueble rinconero de gran capacidad, o si el espacio lo permite, con una bañera angular.

Por último, se pueden sacar partido a las paredes con baldas, perchas, armarios con espejos … y ganar así más capacidad de almacenar y tener todo a mano. Finalmente, un gran espejo en las paredes aumenta la sensación de la amplitud visual y multiplica la luz, lo que viene muy bien en caso de tener un aseo pequeño.

Foto vía El Rincón de Sonia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × 1 =