armario-deslizante-crema

Hoy en día, en relación a la composición de los armarios hay que tener en cuenta el precio y la calidad. Los precios han bajado, pero no hay que olvidar la calidad pues a veces no compensa.

1º. Los tableros:

Si los tableros son de melamina, se debe elegir con textura pues es más sufrida al trote, arañazos … que la lisa y apenas sube en el precio: aproximadamente un 5% más.

2º. La trasera:

Hay que revisar que la trasera tenga como mínimo un centímetro de grosor; si tiene menos se ahorrará entre 10 y 30 euros aproximadamente, pero resultará más endeble.

3º. Las puertas correderas:

Se debe prestar atención a que las guías y los rodamientos sean sólidos y asegurarse de si éstos son apotos para el peso de la puerta; ello varía según el material y el tamaño de la puerta, así que se recomienda consultar al vendedor.

Además, es mucho mejor que las ruedas sean de nailón: la puerta se atascará menos y, encima, hará menos ruido que con unas metálicas. Con estas calidades el armario subirá unos 70 euros, pero la puerta será más estable.

4º. Las bisagras:

Conviene que sean de pernio pues aguantan má que las de cazoleta y solo encarecen el armario aproximadamente un 5%. Hay que asegurarse que sean macizas ya que así durarán toda la vida. Las que no lo son abaratan el armario en unos 80 euros (si tiene dos puertas), pero resisten menos y acaban descolgándose.

5º.  Un armario lacado:

Aunque el armario sube un 10% de precio es mucho mejor que lleve tres manos de laca: los tableros estarán más cubiertos que si lleva dos y, al quedar más protegidos, se arañarán menos. Asimismo, el acabado es más uniforme; por esto mismo no debe llevar más de tres.

Foto vía Armarios Sevilla

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres + seis =