Decoración ecológica

Cuando decoramos nuestra casa, pocas personas piensan en el medio ambiente. Es lógico, nuestro impulso más instintivo es el de elegir las opciones que más nos agraden, buscando el estilo deseado. Pero lo cierto es que, a día de hoy, es perfectamente compatible aunar estilo con respeto a la naturaleza, principalmente empleando materiales ecológicos para nuestros muebles.

Hay muchas posibilidades escondidas en el mercado ecológico, como los curiosos muebles de diseño fabricados con heno, con un diseño atrevido y bastante valiente que aportan un toque rústico interesante. Todo hay que decirlo, cuando hablamos de toque rústico queremos decir muy rústico, así que solamente son aptos para atrevidos.

Tantas opciones ecológicas como quieras

También existe una gran popularidad entre los coleccionistas de los denominados muebles “vintage”, o lo que es lo mismo, muebles muy antiguos que con el tiempo ha adquirido una revalorización importante. Es una forma de reutilizar tu inmobiliario y, a la vez, aportar tu granito de arena para el cuidado de nuestro medio ambiente.

Hablando de reutilización, piensa que puedes crear verdaderas maravillas con objetos que pensabas tirar. Por ejemplo, tus botellas de vidrio pueden convertirse en bellos jarrones adaptados a tu estilo, y solo hará falta un poco de tiempo y paciencia, que puede que se convierta al final en un pasatiempos muy divertido.

Que nuestra habitación sea acogedora es sumamente importante, por eso, debemos pensar bien cómo vamos a decorar nuestra habitación (la decoración puede convertir nuestro habitáculo en un lugar muy hogareño). El punto más importante y céntrico: la cama. Es importante elegir un conjunto cabecero-somier-colcha que cuaje. Además, encontrar unas colchas baratas, pero de colores que combinen con las paredes y el resto de la habitación será esencial a la hora de elegir la mejor decoración.

Y por supuesto, en la decoración ecológica existen numerosas ideas para reducir nuestro impacto en el medio ambiente. Curiosas camas como un barril de cerveza de gran volumen, limpia y desinfectada, a la que se le ha hecho una apertura para poder introducir dentro un colchón. Sin duda, una opción más que original.

En resumen: existen tantas opciones como la imaginación permita, y si pensáramos por un momento en la cantidad de objetos que podemos reutilizar para crear otros con otra utilidad, nos sorprendería gratamente. Y si además añadimos que no tenemos que renunciar al estilo, pues sin duda es para pensárselo dos veces.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

doce + once =