puertas correderas

En un hogar, cualquier idea que sirva para ampliar el espacio siempre es bienvenida, sobre todo, si la vivienda resulta pequeña. Para ellos, las puertas correderas son un gran aliado.

Las puertas correderas son pefectas para las casas pequeñas toda vez que  ayudan a conseguir una mayor amplitud en  las habitaciones al no ocupar mucho espacio.  Todo un acierto.

Por este motivo, cada vez son más las casas que usan este tipo de puertas pues  son prácticas, fáciles de mantener y limpiar, funcionales y aportan una gran luminosidad a la vivienda.

A renglón seguido, os planteo cinco simples pasos para poner  en vuetra casa una puerta corredera y dar a vuestra hogar un toque decorativo al mismo tiempo que práctico y económico.

Primer paso:

La forma  más sencilla de colocar una puerta corredera en una vivienda  es ponerla sobrepuesta. Aunque de esta manera  la puerta quedará a la vista cuando se  abra, solo se necesitará una guía de rail para colocarla adecuadamente.

Segundo paso:

Se debe fijar bien el rail de la guía. Sin duda alguna, se trata de  la parte más importante toda vez que si la guía no soporta bien el peso de la puerta y se descuadra, al final, la  puerta corredera no podrá abrirse ni cerrarse  de manera correcta. Sería un fallo grave.

Tercer paso:

Se tiene que atornillar el cilindro de fijación en la parte superior de la puerta corredera para que funcione adecuadamente  acorde con la guía. Con el objeto de que las fijaciones queden bien rectas se debe usar  un nivel de burbujas.

Cuarto paso:

Se recomienda poner la puerta con las fijaciones en el tubo guía y asegurarse  de que encajen perfectamente con el fin de que  la puerta corredera no se descoloque en ningún momento.

Quinto paso:

Se tiene que fijar el tirador con cola para disfrutar  de una puerta corredera más práctica y funcional que, encima, dará luminosidad a la vivienda

Foto vía Agroterra

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × 3 =