El orden y la organización son palabras claves para montar un buen rincón de trabajo en la vivienda. Así, se ahorrará en tiempo y espacio. Encima, ayudarán a trabajar mucho mejor.

La zona de trabajo debe instalarse en un rincón apartado de los lugares donde hay más ruido ambiental. Incluso si se monta en el salón, se debe buscar un rincón recogido, de espaldas a la televisión y a las zonas de paso.

Para no estorbar la circulación y evitar distracciones a la hora de trabajar conviene adosar el escritorio a la pared. Otra ventaja pasa por colgar baldas en la pared, así como un calendario, un panel para notas y recordatorios…

Por otro lado, se puede poner una estantería para colocar libros, documentos o archivadores que no se usen a diario. En este rincón, recomiendo elegir la estantería a juego con el escritorio.

Asimismo, la iluminación juega un papel clave. Trabajar con la luz adecuada es fundamental. Un flexo da luz puntual y es orientable. Además, se puede apostar por un rincón con enchufes para los aparatos electrónicos.

Por otra parte, el mobiliario debe ser funcional. Se pueden usar muebles con ruedas, con cajoneras y sillas, que son muy prácticos y cómodos. El poder desplazarlos facilita incluso las cosas a la hora de la limpieza.

También conviene colocar cada cosa y cada papel en su sitio con el fin de evitar peder tiempo y tener toda a mano de forma rápida. Para ello hay que contar con accesorios que permitan guardar y clasificar con sentido práctico.

Por último, se suele recomendar apostar por un mobiliario en tonos claros. Hay que optar por los blancos, crudos,… colores más luminosos, más limpios y que aligeran cualquier ambiente en un hogar.

Foto vía Mujer Cosmopolita

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diez − uno =