sofá

Un conjunto de baratos y pequeños arreglos en la vivienda servirán para evitar las molestas y caras obras mayores. No hay que dejar pasar el tiempo y ponerse con ellos en cuanto salta el problema. Ni es tan complicado ni cuesta tanto como se cree.

1º. Correderas que se descuelgan:

El problema no está en las puertas, no hace falta cambiarlas en absoluto. La causa suelen ser las ruedas de la guía superior que se desajustan o bien se gastan. Por ello, hay que ajustarlas, y si persite el problema no quedará más remedio que cambiar las ruedas.

2º. Un agujero en la puerta:

Si el gope no ha producido un daño grande se debe rellenar el orificio con masilla, ligar y pintar o barnizar. En caso de que el desperfecto sea aparatosos, se tendrá que cambiar la puerta, pero se puede ahorrar trabajo si se conserva el marco.

3º.  Agua que estropea una pared y el parqué:

En primer lugar, hay que arreglar la causa que provoca que salga agua. Después, para ahorrar, en vez de pintar toda la habitación, solo se tiene que empapelar la pared afectada.  No es necesario cambiar todo el parqué; se pueden sustituir las tablillas afectadas y luego se tiene que lijar y barnizar.

4º. Una quemadura que afea el sofá:

No se tiene que retapizar. Si la quemadura está en la siento, se debe hacer una funda con una tela distinta a la de la estructura pero que coordine. Si se ha producido en el brazo, se pude tapar con un bolsa organizadora de mandos. Encima, se acabará con el desorden.

5º. Pequeños accidentes en el cuarto de baño:

Si se ha tenido que romper el suelo del baño por una avería, no hace falta levantarlo todo. Basta con cerrar el hueco con cemento, dar pasta niveladora y poner un vinílico; luego, se tiene que pegar y resistará al agua.

Foto vía Archi Expo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × dos =