reciclar_un_cabecero_galeria_portrait

Si tienes un cabecero viejo, oscuro y bastante deteriorado hay solución. Se puede llegar a transformar en un curioso respaldo de un banco que quedará muy bien en el recibidor de tu vivienda. En unos minutos, habremos conseguido recuperar un cabecero que lo teníamos olvidado o íbamos a tirar a la basura.

Para llevar a cabo esta transformación necesitaremos los siguientes materiales: un cabecero antiguo;  un banco modelo Norden, ancho de unos 150 centímetros; una espátula; pasta de madera; lija; pintura; y una brocha de pqueña. Ya sólo queda ponerse manos a la obra.

En primer lugar, hay que cubrir todos los agujeros y las grietas que pudiera haber en el cabecero. Hay que fijarse bien en ellos y arregarlo antes de nada. Para ello se debe aplicar una pequeña cantidad de pasta de madera con el objetivo de aliar la superficie por completo. Luego, se tiene que retirar el exceso que pudiera haber con la espátula; en este caso, hay que tener cuidado de no hacer ningún arañazo. Además, hay que esperar a que se seque antes de seguir con la transformación del cabecero.

A renglón seguido, hay que lijar a fondo para retirar los restos de ceras, tintes y suciedad. En este caso, es muy recomendable usar unos guantse con el objetivo de proteger las manos de la lija. Además, es muy útil utilizar una mascarilla para evitar respirar el polvillo que se desprende de tal operación.

El siguiente paso es aplicar con la brocha una capa de pintura del color elegido. Se debe dejar secar y , si lo necesita, se puede dar otra mano.  Se tiene que usar el mismo tono para el banco.

Por último, ya sólo hay que fijar el cabecero a la pared, arrimar el banco y ya estará listo para sentarse. Todo un lujo.

Foto vía Casa Diez

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno + 5 =