azulejos cocina

Tela, pintura, azulejos, … No hay que tirar nada, por poco que haya sobrado. Se puede usar, darle un nueva utilidad y renovar la casa sin gastar nada de dinero. Original, barato y práctico. Para ellos, os dejo varias ideas.

1º. Una caja de azulejos que sobró al alicatar el cuarto de baño:

Se renovar con estos azulejos la cocina. Como no se tendrá para todo la pared, se ponen en las zonas más expuestas de la trasera como la placa o el fregadero. Quedará protegida y bonita.

2º. Unos retales de tela de un metro:

Si son de doble ancho (280 centímetros) seguro que dan para hacer unas cortinillas par las puertas de los armarios. Tras rematar los bordes, se cosen los dobladillos arriba y abajo y se mete un gusanillo. Se creará un alegre patchwork.

3º. Un vinílico con el que se decoró el armario:

Se venden en planchas, pero con las mariposas , muñecos … independientes, para que uno haga la composición que quiera. Si no se usaron todos, se pueden aprovechar y decorar también una pared o un mueble.

4º. Un rollo de papel que no se usó al empapelar:

Se puede forrar a juego la trasera de una vitrina que se vaya a poner en el mismo cuarto. Se cambiará su aspecto por completo y se integrará muy bien en la decoración. Encima, quedará de sobra para forrar los cajones por dentro.

5º.  Restos de un tablero con el que se hizo una librería:

En ocasiones, comprar un tablero grande sale más económico.  Pero sobra. Se puede aprovechar lo que sobra para hacer unas baldas para el dormitorio o la zona de estuido.

6º. Un paquete de lamas de madera que no se utilizó:

Se compraron de 240 centímetros para llegar hasta el techo y sobraron 10 lamas. Si se cortan por la mitad, se tendrá para hacer un zócalo en una de las paredes del cuarto de los niños.

Foto vía Arqhys

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

12 − dos =