ramas_5c0f5ed7b0dd5a3a592f129921

Sin necesidad de ganar apenas dinero, podremos consguir que nuestra casa una luz natural. Con unas ramas secas recogidas en el campo y un tubo de cartón se podrá fabricar una lámpara  muy especial y llena de encanto. Su estilo ecológico y campestre dará un nuevo aire a tu vivienda.

Para llevar a cabo esta idea brillante se necesitan los siguientes materiales: varias ramas secas en buen estado de conservación; un tubo de cartón; unos 50 centímetros de cinta; un casquillo del mismo diámetro que el tubo; una bombilla alargada; cable; y berbiquí. El siguiente paso es ponerse manos a la obra y en unos minutos tendremos la luz natural en la habitación que se quiera.

En primer lugar, hay que realizar un agujero con el berbiquí en un extremo del tubo de cartón de un rollo de papel de aluminio. Luego, se debe introducir el cable y conducirlo a lo largo de él hasta que salga por el otro extremo de forma correcta. A renglón seguido, hay que conectar el casquillo y sin más dilacón ajustar éste al tubo de cartón.

En la siguiente etapa, se tiene que cubrir el tubo con las ramas secas, colocadas todas a la misma altura para queden al par y para que la base apoye bien sobre la mesa donde colocaremos esta lámpara natural.

A continuación, se coge la cinta, se enrolla en la base de las ramas y se ata bien fuerte. Además, hay que terminar este proceso con una pequeña lazada y bien hecha.

Después,  se tiene que colocar la lámpara de pie para de esta manera asegurarse de que se mantiene sobre la mesa y no se tambalea en ningún momento.

Finalmente, se debe poner la bombilla dentro del casquillo, separar las ramas y abrirlas un poco para que permanezcan alejadas del calor directo que genera la bombilla.

Foto vía Star Media Latinoamérica

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

9 + 3 =