Tenemos una cajonera lacada blanca que queremos darle un nuevo uso y conseguir una flamante transformación. De esta cajonera podemos sacar mejor partido si dedicamos  el tiempo necesario y sabemos como hacerlo. Así, podemos transformarlo en un práctico contenedor para que los niños tengan sus juguetes ordenados y a mano. Es decir, os explico como pasar de cajonera a cómoda infantil de forma sencilla. Una excelente idea que encima será muy decorativa.

Para realizar esta pequeña obra casera necesitamos una cómoda de color blanco, pintura de pizarra azul, rodillo, lija, tiradores de cerámica, tiza y, sobe todo, ganas, muchas ganas.

En primer lugar, debemos retirar los pomos y fijar el frontal de los cajones cno sumo cuidado. Esto lo tenemos que hacer con papel lija especial para madera. El objetivo es que la pintura se adhiera mejor. No que tener prisa, es mejor dedicarlos unos minutos de más, pero que queda perfecto. A renglón seguido, se debe pasar un paño húmedo para retirar todo el polvillo resultante de la anterior operación.

A continuación, hay que aplicar la pintura de pizarra azul con la ayuda de un rodillo mediano, siempre en la misma dirección. Luego, se debe dejar secar dos horas y aplicar una segunda mano o capa de pintura con el objetivo de cubrir bien todo el frente. Finalmente, se tiene que dejar secar el tiempo que sea necesario.

Más tarde, cuando ya se haya secado totalmente, podemos escribir sobre el frente de cada cajón con tiza blanca y mano alza, los juguetes y los objetiso que vas a guardar dentro de cada uno de los cajones. Si te equivocas con el nombre, no ocurre nada, pues se puede borrarle perfectamente al ser tiza, así como se puede variar el nombre de cada cajón cuando se desee.

Pues ya sólo queda ponerse manos a la obra y conseguir esta práctica y bella cómoda infantil. Así de fácil.

Foto vía Mercado Libre

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 + 17 =