El parqué de una casa puede verse dañado por una serie de hábitos de limpieza equivocados pues dañan seriamente la madera. Por ello, conviene saber que errores estropean en mayor o menor medida el parqué de la vivienda.

El parqué en casa

1º. Limpiar el parqué con vinagre:

Desde hace muchos años, se dice que el agua con un chorro de vinagre es un gran método para limpiar un suelo de parqué o tarima. Sin embargo, es erróneo. El vinagre es un producto agresivo y con el paso del tiempo deteriora el barniz por lo cual la madera queda desprotegida ante las manchas y la suciedad. Así, surgirán las típicas marcas negras y las zonas sin brillo o gastadas en el parqué.

2º. No escurrir correctamente la fregona y utilizar agua fría:

La humedad perjudica a la madera. Al ser un material higroscópico, intercambia humedad con el ambiente que lo rodea con lo cual la fregona tiene que estar bien escurrida, no con agua.  Además, no es nada bueno usar agua fría.  Se debe aplicar agua templada toda vez que se evaporará mucho antes.

3º. Usar productos multiusos:

Hay que dejar de lado los limpiadores milagro para todo. El mejor limpiador para el parqué es el PH neutro. Lo ideal, en todo caso, es utilizar podructos específicos.

4º. Utilizar la misma fregona para limpiar toda la casa:

Se debe usar una fregona exclusiva para el suelo de madera de la vivienda. No hay que utilizar la fregona que sirve para limpiar la cocina, el baño o la terraza para hacer lo mismo en el parqué. Cada superficie requiere su fregona. Si no la fregona dejará en el suelo los restos de lejía, amoníaco u otro producto limpiador abrasivo.

5º. Aplicar cera o productos que la tengan:

La cera es muy dañina para el parqué o la tarima. La cera va formando una película opaca que, sobre todo en los días nublados, hace que el suelo se vea como si estuviera empañado. Encima, si se quiere barnizar hay que eliminar la cera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

10 + diecinueve =