Ahora que estamos en Navidad, más que nunca cobra importancia la chimenea y el fuego, muy tradicional en estas fiestas, sobre todo para asar castañas, patatas o simplemente para contemplar el fuego mientras tomamos una copitas después de las cenas familiares.

 

Y es que tan bonito complemento se está quedando como mera decoración en casas rústicas o de estilo vintage, ¿la razón? pues que si ésta no tiene una buena salida de humos, resulta insoportable encenderla, además de la incomodidad de tener leña almacenada en algún rincón de la casa en post de encender la chimenea de vez en cuando. 

 

 

Sin embargo, como el fuego resulta de lo más atrayente, hoy vamos a dedicar este post a nuevas soluciones de chimeneas que están surgiendo, como las de bialcohol. Éstas resultan mucho más ecológicas y más sanas porque tan sólo emiten vapor de agua y una cantidad muy pequeña de CO2 (la correspondiente al humo de dos velas).

 

 

Además son de lo más modernistas y decorativas, aunque eso sí, en muchos casos resultan más una decoración que una forma de caldear nuestro hogar, porque las chimeneas que existen hasta el momento en el mercado no poseen la fuerza suficiente como para ser la calefacción principal de la habitación, quizá porque muchas exponen la llama entre dos cristales.

 

Lo normal es que una chimenea de bioalcohol caliente a una temperatura idónea una habitación de hasta 20 metros cuadrados, en el caso de tener una superficie mayor se deberá acompañar ésta de otro tipo de calefacción, por eso señalamos que en la mayoría de los casos es un complemento decorativo.

 

 

Pero ¿a qué tienen diseños muy atrayentes? ¿Pensáis que se conseguirán chimeneas con mayor potencia y volveremos a nuestros orígenes? Aunque eso sí, lo haríamos de una forma más ecológica, como tiene que ser.

 

Fotos obtenida de: www.arquitecturaenchimeneas.com, www.superestudio.com, www.decopasion.com y www.urbanity.biz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

10 + veinte =