librería modular

En ocasiones, hace falta un sofá con más asientos, una mesa más amplia, una librería con mayor capacidad … Estos muebles son la solución pues aumentan de tamaño cuando más se necesitan.

1º. La mesa del centro, con alas:

Cerrada la mesa, apenas ocupa, pero resulta más que suficiente para que dejes los mandos de la televisión, el libro de lectura … Si se necesita más espacio para tomar un café o poner el ordenador portátil, solo se tiene que abrir una o las dos alas de la mesa.

2º. El sofá se puede ampliar:

Se puede ampliar añadiéndole una chaise longue. No hace falta que se compre otro; el tuyo puede valer. Se llama a un tapicero para que le quite un brazo y ponga la nueva pieza. También se puede comprar un puf y adosarlo en uno de los extremos.

3º. El sofá, meuor con cajón y cama:

Se trata de una pieza que crece por partida doble. Si hace falta otra cama para una invitado, solo hay que quitar los respaldos y cojines, poner sábanas y todo estará listo. Si se necesita espacio para guardar lo que se necesita, se puede usar un cajón de arrastre.

4º. La librería, modular:

Como si de un mecano se tratara, se puede ir añadiendo una pieza en una lateral, colocar otra encima …. Y elegir los módulos del tamaño que se prefieran: con una balda, dos, tres, con puertas … Encima, como vienen los laterales perforados con múltiples agujeros, que permite cambiar la altura de las baldas.

5º. El cabecero, extensible:

Una cabecero extensible es ideal para espacios complicados. Por ejemplo, si hay un pilar que no deja hueco para una mesilla estándar. Un cabecer con estantería extraíbles evitará tener que prescindir de ella o hacerla a medida.

6º. Mesas extensibles y con alas que se pueden abatir:

Si la cocina no es espaciosa, una mesa extensible es la solución para tener un office sin que estorbe. Cerrada, permite moverse con libertad, y cuando se necesite, se puede ampliar.

Foto vía Ocio Hogar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × 2 =