luz indirecta cocina

La  luz indirecta es aquella que no se dirige sobre algo en particular. Este tipo de iluminación es tenue pues se distribuye de forma uniforme a través de algún elemento arquitectónico.

A la hora de decidir dónde utilizar la  luz indirecta  resulta clave qué se quiere del espacio. Si se quiere darle profundidad se puedenu utilizar cajillos horizontales. Si se busca  suavidad hay que  dirigir la luz hacia el techo para tener menos contraste de sombras.

También se debe atender el color de la pantalla, del foco o de la superficie sobre la que se refleja, ya que tiene una influencia directa con el resultado, ya que un color frío será más sobrio y místico, en tanto que un cálido será más acogedor.

Por otro lado, se pueden usar lámparas empotradas para escaleras, pasillos recibidores y paredes decorativas. Ayudan a  ‘bañar’ de luz los muros, techos o pisos, dependiendo de dónde venga la luz.

Asimismo, las pantallas translúcidas pueden ser acrílicas o de cristal y pueden encontrarse verticales  u horizontales, como parte del plafón. Sirven para  difuminar la luz que viene  de las luminarias que están detrás para lograr un ambiente con cualidades etéreas.

Por último, el diseño de techos y plafones contempla casi como parte fundamental el trazo de cajillos para acoger luz indirecta y está  relacionado con la distribución de áreas y con las circulaciones, pues tiene la finalida  de delinear los recorridos, enmarcar una zona que se pretende destacar o diferenciar un uso de otro.  Finalmente, son parte de la decoración de las habitaciones; así, resulta común que se vean cajillos a lo largo de los ventanales, para iluminar cenitalmente las cortinas o persianas.

En definitiva, si uno quiere iluminar un conjunto de lugares del hogar con luz indirecta puede hacerlo siguiendo las pautas que hemos marcado. El éxito está asegurado.

Foto vía Estilo y Deco

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

6 + 18 =