En los últimos días, la primavera se viene abriendo paso en nuestro tiempo. Además, ya estamos en marzo y el buen tiempo se instalará en nuestras vidas en breve. Por ello, es hora de dar un nuevo toque decorativo a nuestros hogares, darles alegría, luz y un ambiente florido. La primavera anticipada se apodera de nuestras casas.
 
En cuanto a los colores, la primavera  llega cargada de colores pastel, estampados que se reinventan y tejidos ligeros. Desde las sábanas de nuestra cama, hasta las toallas del baño y los cojines del sofá. La flamante temporada aterriza repleta de dulzura y sutileza para conseguir  de nuestro hogar sea un lugar cálido,  bello y acogedor.
 

Podemos aprovechar este buen tiempo para conseguir que nuestra vivienda tenga un color propio y lleno de alegría. Con la primavera los árboles florecen y esto queda plasmado en vajillas, fundas nórdicas, cojines y toallas. Estampados florales en tonos avivados como el azul, el rojo, el amarillo y el lila, así como en tonos pastel. El rosa y azul bebé triunfa totalmente en los dormitorios, además del blanco, todo un clásico que sigue marcando tendencia año tras año.

También podemos optar por las estrellas bordadas en las fundas nórdicas, cojines y toallas; además los estampados de cuadro vichy y las mil rayas estarán de moda en esta próxima primavera Una temporada marcada, sin duda alguna, por el estilo campestre, fresco y la dulzura y ternura que nos trae esta estación del año.

Por último, con la llegada de la primavera cada vez tendremos más hora de luz natural en nuestro hogar. La luz supone un inyección de vitalidad. Los ojos convierten la luz natural en impulsos eléctricos que estimulan la producción de serotonina, esencial para el bienestar emocional. Además, regula el ritmo cardíaco y la producción de endorfinas, lo que favorece la concentración. Por eso, hay que potenciar la luz natural en nuestro hogar, sobre todo, en las zonas de estar.

Foto vía Elle

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × uno =