salones

Siguiendo una serie de rutinas podemos lograr que nuestra casa esté mucho mejor cuidada y se logre evitar el desgaste diario. Se trata de conseguir una casa perfecta al mismo tiempo que la cuidamos y mimamos.

1º. Quitar la arenilla del parqué y el laminado:

Para ello basta con que los aspires y les pases la mopa para no arañarlos si se pias o se arrastra (conviene cambiarse el calzado cuando se entra en casa). No conviene fregarlos más de dos veces por semana, y siempre que se haga con la fregona muy bien escurrida, especialmente, si son machihembrados.

Para las sillas y las mesas no dejan marcas, se deben poner fieltros en las patas. Recomiendo escogerlos deslizantes y de los que se clavan o atornillan pues quedan más fijos que los que sólo se adhieren.  También se puede optar por una alfombra, sobre todo, si las patas de la mesa van unidas en una estructura.

2º. Evitar que los muebles rocen las paredes:

A los muebles que estén arrimados a la pared, hay que ponerles protectores en la trasera; de este modo, no dejarán marcas. En las esquinas, que suelen desconcharse si se golpena, se rozan con la aspiradora, … se debe poner salvaesquinas.

3º. Impermeabilizar las telas:

Sofás, cortinas, manteles, …. conviene aspirarlos y lavarlos dejándolos secar; después se vaporiza con un producto que impide que penetren mancha de cafés, grasa, etc. Luego, se deja secar. También se pueden lavar. Existen detergentes que protegen contra la humedad, las manchas, … sin quitarles transpirabilidad.

4º. Poner una trasera en la pared de la cocina:

Se debe colocar en la zona de la placa o el fregadero, así la protegerás de salpicaduras, grasas y manchas de todo tipo. Las hay laminadas que se pegan con silicona. Hay que tener cuidado si se tiene fuegos de gas toda vez que algunas paredes no los soportan.

5º. Puertas,  no las mojes al fregar: 

Puede provocar que se hinchen y luego podrían no encajar bien en el marco y no cerrar. Encima, las partes encoladas pueden despegarse. Por último, se tiene que evitar pasar la fregona muy cerca de la zona inferior del cerco; el roce reiterado puede dañar el barniz.

Foto vía DecoEsfera

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

siete + diez =