Durante el verano puede haber una serie de molestias que nos impidan estar a gusto en nuestra vivienda. Con los siguientes consejos se conseguirán acabar con ellos y disfrutar de nuestro hogar plenamente durante este verano.

1º. El ruido y la privacidad:

Hay telas 100% poliéster que tienen un nivel de opacidad del 99% con las que se puede hacer cortinas y estores. Además, algunas de estas telas absorben el ruido hasta un 60%.

2º. Los insectos:

Contra mosquitos y moscas hay dispositivos de ultrasonidos que emiten una señal acústica que los aturde y que el ser humano no percibe. Para hormigas, recomiendo el electromagnetismo.

3º. El polvo:

Durante el verano se tiene más tiempo las ventanas abiertas con lo que aumenta el polvo. Hay que proteger las ventanas con mallas de microlana perforada, que evitan la entrada de hasta el 80% de estas partículas y dejan pasar la luz y el aire.

En el interior, se pueden poner purificadores con filtro Hepa pues logran eliminar el 99% de las partículas. Asimismo, al limpiar, se debe pasar al aspirador y usar gamuzas antiestáticas que atrapen el polvo en lugar de cambiarlo de sitio.

4º. El aire reseco:

La forma más natural de crear humedad es con plantas. Helechos, cintas y potos mantienen la humedad ambiental entre un 40 y 60%. Otra opción es usar humidificadores. En verano, mejor de vapor frío porque el aire pasa por un filtro donde quedan las impurezas y se desprende humedad.

5º. La buhardilla:

Si tu buhardilla es un horno te recomiendo aislarla bien, sobre todo el techo. Se debe forrar con láminas de aluminio (reflejan las radiaciones un 97%) y poner madera encima.

6º. La cristalera:

Si entra mucho calor la cristalera se puede vestir con estores que tengan un lado reflectante; se logrará que apenas entre sol. Así, podrás disfrutar sin calor.

Foto vía Deco y Diseño

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho − 9 =