Me gustaría terminar la semana dedicando un post a una reflexión que creo que puede ayudar a más de un interiorista a lo largo de su carrera. Sé que generalmente escaparatistas e interioristas no se suelen llevar demasiado bien, pero lo cierto es que pueden aprender bastante unos de otros. En este post me gustaría que repasáramos cómo el análisis de distintos escaparates puede ayudarnos a la hora de enfrentarnos a una decoración muy definida.

 

Dicen los expertos en escaparatismo, que para que un diseño de escaparate funcione se debe percibir tanto el concepto, como el conjunto de los elementos en menos de 17 segundos, después se podrá dedicar más tiempo al análisis individual de cada elemento. ¿En qué nos puede ayudar esto en decoración? Pues a definir cuáles son los elementos clave de cada estilo; es cierto que estos suelen ser muy básicos, pero una vez que los hemos definido se puede ahondar más en la elección de materiales, colores…

 

 

Por ejemplo, si tuviéramos que realizar una decoración del Oeste, ¿Que usaríamos? Cactus y elementos de madera, quizá también materiales de esparto o soga, pues eso es exactamente lo que hace un escaparate. ¿Y para el Barroco? Objetos decorativos en abundancia y en los que predominara el color dorado. ¿Y si buscáramos una estética de cartoons o de comic a lo Andy Warhol? Pues escogeríamos elementos en cartón y colores que fueran desde el azul eléctrico hasta el rosa fosforito, pasando por el amarillo huevo.

 

 

A esto es a lo que me refiero, que muchas veces nos angustia el diseño de una decoración porque tiene que ser innovadora, y por supuesto que debe serlo, pero sin dejar de buscar cuáles son los elementos que le caracterizan para trabajarlos, luego, y encontrarles un nuevo planteando, sí, pero partiendo de lo básico.

 

Fotos obtenidas de: pakonavarro.blogspot.com, www.citric.es y clunkjosh.blogspot.com.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × 4 =