Cambiar bañera por ducha

Tras la decisión de cambiar tu bañera por un moderno y funcional plato de ducha surgen las primeras dudas para dar con el tipo de plato de ducha que mejor se adapta a tus necesidades. Son muchos los aspectos a tener en cuenta para realizar esta reforma sencilla como es instalar una ducha en lugar de tu vieja bañera.

Cuando se comienza a pensar como reformar el baño debemos tener muy presente sus dimensiones totales ya que éstas influirán en el tamaño final del plato de ducha. Los platos de ducha de baños pequeños deben tener forma circular o cuadrada. Para baños amplios puede optarse por platos de ducha de forma rectangular y suelen ser los más utilizados cuando queremos sustituir la bañera por una ducha.

El material de nuestro plato de ducha variará dependiendo de las necesidades y preferencias. Existen en el mercado una gran variedad de tipos de platos de ducha cuyos diferentes materiales atienden a cuestiones estéticas, físicas y mecánicas. De igual forma los precios de los platos de ducha son aptos para todos los bolsillos y varían en función de la calidad y naturaleza del material.

 

Platos de ducha de diversos materiales que se adaptan a todos tus gustos

Las características especiales de cada material condicionan el tipo de ducha final:

  • Si queremos un plato de ducha antideslizante y cálido deberemos instalar un plato de ducha de piedra natural. Suelen ser platos de ducha de granito o platos de ducha de mármol con los que conseguimos un aspecto clásico y atemporal, perfecto para todos los estilos y gustos.
  • Los platos de ducha con carga mineral son muy resistentes a los golpes. Son platos de ducha a medida porque pueden ser cortados en el momento de la instalación y se adaptan a la perfección a los diferentes espacios disponibles en el cuarto de baño para nuestra nueva ducha. Los platos de ducha de resina con carga mineral son el tipo de plato de ducha moderno que permite una limpieza eficaz y duradera siendo además un plato de ducha muy resistente, impermeable e inalterable con el paso del tiempo. Presentan las formas más planas del mercado y son los indicados en las instalaciones de duchas para personas mayores o con movilidad reducida.
  • Los platos de ducha acrílicos aguantan muy bien el desgaste de los productos químicos de limpieza. Representan un clásico de los platos de ducha y son de color blanco muy puro y brillante con acabado de textura suave y cálida. Son también platos de ducha antideslizantes y representan una buena elección en relación calidad y precio.
  • Los platos de ducha con acabados en gres permanecen inalterables a productos de limpieza agresivos como la lejía y permiten mantener su color durante mucho tiempo.
  • Los platos de ducha de porcelana nunca pasan de moda, tienen características muy similares a los acrílicos, son fuertes y resistentes aunque con la desventaja de que son resbaladizos y necesitan de accesorios antideslizantes. Son los que más se han vendido durante mucho tiempo pero por su frialdad y el hecho de que sean muy resbaladizos no resultan tan atractivos como los platos de ducha de resina o los platos de ducha de pizarra.

Sin duda, uno de los aspectos clave en la elección de nuestro plato de ducha tiene que ver con su tamaño y las dimensiones de nuestro baño ya que condicionará el aspecto final y la amplitud de movimientos que necesitamos para movernos con comodidad en nuestro nuevo baño con plato de ducha.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho − cinco =