En ocasiones, nos olvidamos de las ventanas de nuestro hogar. Pero merecen ser vestidas y decoradas de forma brillante. Además de elegir una tela bonita, son muchos los factores que hay que tener en cuenta a la hora de vestir una ventana.

Si la habitación tiene poca luz, se deben usar telas finas para la ventana ya que preservan la intimidad de la estancia al mismo tiempo que dejan pasar la claridad. No se deben usar cortinajes muy pesados ni tonalidades oscuras. Se puede optar por tonos blancos, crudos y amarillos.

¿ Estores o cortinas? Eterna duda. Los visillos y las cortinas recrean ambientes clásicos.  Los estores son adecuados en espacios pequeños o si se coloca un mueble delante de la ventana.

Si contamos con ventanas abatibles, la mejor opción es vestirlas con visillos y cortinas recogidas a los lados. Si se opta por un estor, hay que fijarlo a 15-20 centímetros del marco superior, para recogerlo y poder abrir la hoja sin rozarlo, o fijarlo al marco.

Si la ventana es pequeña se puede agrandar hciendo que la cortina/estor sobresalga unso 30 centímetros por cada lado. También se puede crear sensación de altura en la habitación fijándola al techo en lugar de la pared.

Además, existen otras opciones para vestir un ventana. Por ejemplo, se puede optar por los paneles japoneses que se desplazan sobre raíles. Resultan perfectos para grandes ventanales. Las cortinas y los estores de lamas para graduar la luz y la visibilidad.

Por último, en los baños y en las cocinas se debe apostar por telas fáciles de lavar y que no encojan. Ello debido a que se tendrán que lavar mucho más que las telas de otras estancias del hogar. Una opción muy útil son los estores de PVC, económicos y fáciles de limpiar, ya que sólo hay que pasar un paso húmedo.

Foto vía Ajuar Decoración

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × 2 =