Salon_large

Hay que saber usar el color en muebles, telas, sillones, butacas, etc. El color es capaz de crear puntos de atención, dar vida a los espacios o incluso actualizar estilos. Para acertar, conviene leer los siguientes consejos.

1º. Un salón todo engamado:

Se pueden añadir cojines de telas distintas en el sofá, butacas … Se puede combinar tres lisos y tres estampados, y pueden ser distintos por cada cara. Para acertar, se recomienda elegir un color liso que guste y, luego, un estampado que entre sus tonos incluya un color liso. Por ejemplo, los verdes y el turquesa crean espacios vivos y frescos.

También se puede transformar un par de muebles para crear centros de atención que rompan esta coordinación. Así, una consola, un aparador o una vitrina se pueden pintar o lacar en un color vivo. De este modo, no se parecerán entre llos y el espacio tendrá personalidad.

2º. Las butacas:

Queda muy bien elegir butaca de modelos diferentes y tapizarlas con las misma tela o bien muy parecidas para dar coherencia al conjunto sin que sea aburrido.

3º. Renovar un ‘look’ antiguo:

Se recomienda destacar un elemento de la arquitectura (vigas, molduras, el tiro de la chimenea, un pilar …) pintándolo de un tono fueret, como puede ser el azul plomo o el verde hoja. El look cambiará de inmediato.

Además, se puede renovar la tapicería o añadir una funda a una butaca o al pie de cama, para apostar por una tela con personalidad. Estampados geométricos y vegetales quedan genial; y en colores verde o naranja.

4º. Combinar estampados:

Se pueden juntar los materiales y las texturas que se quieran combinar y se verá el resultado de cerca. Para ir a lo seguro, si se mezclan estampados se tiene que unificar la gama de color. Y si se mezclan colores, se debe unificar con el estampado, y nunca más de tres tonos.

Foto vía  Decorando Ambientes

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × tres =