Llega el buen tiempo, el sol, la primavera, los días más largo, y todo ello puede ser usado con el fin de alegrar nuestro hogar. Podemos salir al campo y recoger bonitas flores o bien córtalas de nuestro jardín o de nuestras macetas. Así conseguiremos dar un aire más provenzal y campestre a nuestra vivienda. La alegría se apoderará de ella.

En primer lugar, os recomiendo poner un ramo de lillas en una jarra rústica. Para ello, solamente hayque cortar unas lilas del jardín y meterlas en una jarra con agua. Lograremos un centro que no cuesta nada y además lleno de fragancia y colorido.

Otra opción es recoger por el campo ramas de espliego o lavandín y hacer de ellas un centro en forma de corazón. Resulta muy sencillo: se hace el corazón con un alambre  luego se va cubriendo, enganchando las flores.

También triunfará con gitanillas en una cesta de baño.  Las cestas de baño pueden quedar precisosas como maceteros. Para ello hay que forrarlas por dentro con un plástico o  una bolsa hermética para que no se estropeen con la humedad. Lograremos una bonita cesta de baño que daré un tono alegre a nuestro hogar. Con un poco de agua y mucho solo nos durará bastante.

Por otro lado, las lavándulas dan juego en la decoración de nuestra casa. Pueden servir de relleno decorativo para un arreglo o para ocultar un vaso con agua que está dentro de un bote y en el que se encuentran metidas las lavándulas.

También se pueden poner en macetas o en saquitos de olor. Las plantas pequeñas de lavandín, espliego o cantueso (son todas lavándulas) se pueden colocar en un macetero y servián para decorar cualquier rincón de nuestro  hogar. Por último, con las flores que se vayan secando, se pueden realizar saquitos de olor para la ropa o incluso llenar ceniceros a modo de popurrí.

Foto vía 123 Royalty Free

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × tres =