Este post va a ir dedicado a los amantes de la cocina, pero también a todos aquellos que sin haber tocado una cazuela en su vida disfrutan con la comida o simplemente a las personas que tienen un hueco libre en la pared y buscan algo distinto para completar su decoración, pues bien a todos ellos, a todos vosotros, va dedicado este primer post de la semana que da ya comienzo.

 

Las recetas nos dicen los ingredientes, las cantidades y la forma de cocinar algo… instrucciones que deben ser claras para que el plato nos salga, como diría Argiñano, «con fundamento». ¿Y si tuviéramos un plato preferido? ¿Una receta que fuera nuestro as en la manga para cuando se nos presentan invitados? ¿O si estuviéramos buscando una forma original de completar la decoración de nuestras paredes? Pues bien, es aquí dónde intervienen esas mágicas instrucciones.

 

 

Bien, ya sabemos lo que queremos: decorar con recetas, sí, pero ¿Cómo? Pues hay dos formas con buen resultado y que funcionan bastante bien en superficies lisas. La primera son los vinilos, ya hemos dedicado varios post a hablar de lo fáciles que son de colocar y del acabado profesional que dan; los puedes comprar hechos o puedes también adquirir papel de vinilo del color que desees, pues se venden por metros de ancho normal o ancho doble y dibujar tú mismo sobre ellos, eso sí recuerda utilizar un cutter para cortar con buenos acabados.

 

 

La segunda forma de decorar con recetas es incorporando pequeñas pizarras o bien una pared de pizarra entera allí dónde se tenga el espacio libre, unas tizas de colores y a dejar volar nuestra imaginación. ¿Por qué no hacerle un homenaje a la comida, uno de los grandes placeres en la vida? ¡Atrévete a decorar con recetas! ¡Rico, rico!.

 

Fotos obtenidas de: www.vinilosymurales.com y www.vinilosdecorativos.es

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × cinco =