Lo que hace unos años funcionaba perfectamente en el mundo de la decoración, hoy en día no se lleva o ha dejado de ser funcional. Ahora se imponen otros estilos decorativos como detallaremos a continuación.

1º. Cambios en el dormitorio:

Antes se llevaba poner una sola cama en el dormitorio principal. Ahora se suelen juntar dos camas de 90 centímetros, con un cabecero común o dos individuales indistintamente.

De esta forma, cada uno puede escoger el colchón y el somier que mejor le va (dependiendo de su peso, de si es caluroso, de si tiene problemas de espalda…).

2º. Pintura en las paredes:

Antes se daba gotelé y se empapelaba toda la casa o bien se pintaba de blanco. Ahora se ha desterrado el gotelé. Hoy en día se opta por pintar en liso y en tonos suaves o neutros. Suele hacerse en beis, arenas, …, que potencian la luz, son más sufridos que el blanco y no pasan de moda.

3º. El mobiliario del salón:

Antes se ponía a juego cabecero y mesillas, o todo el mobiliario del salón. Y las piezas eran de un solo uso. Ahora se combinan piezas distints y más versátiles. Por ejemplo, se coloca la mesa del comedor de madera y la de centro de cristal; las mesillas del dormitorio, una con cajones, otra con baldas …

4º. Los textiles:

Antes los textiles se coordinaban igual y se usaban solo un tono. Ahora se parte de uno liso y se añaden toques de color. Tan sencillo como escoger un tono neutro para la base y uno o dos vivos para los coordinados.

5º. La cocina:

En vez de ir alicatadas hasta el techo, ahora se ven las cocinas con la zona superior de las paredes pintada con pintura plástica, que se limpia con agua y jabón. Otra opción es el papel vinílico lavable. Antes de ponerlo hay que dar una pasta niveladora en la parede y aplicar una cola especial.

Foto vía Mundo Fotos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 + 15 =