En estas fechas navideñas, se suelen celebrar  comidas con más gente de lo normal. Si tenemos un salón pequeño puede resulta complicado ordenar todo para que los comensales coman con comodidad y no apretados como sardinas en lata. Se conseguirá siguiendo una serie de consejos.

1º. Retirar los muebles y los adornos:

En primer lugar, hay que ver el espacio que disponemos y apartar los muebles. Los que  sobren se pueden llevar a una habitación y solamente se deben dejar aquellos que vayan a tener una utilidad o bien los que sean imposibles de mover. Además, hay que quitar los adornos para despejar los muebles auxiliares.

2º. Una mesa en forma de L:

La superficie, como mínimo, tendrá que ser de 2,5 por un metro con el fin de que puedan sentarse todos, y con un metro diáfano alrededor de las sillas para poder pasar. Si se tiene que añadir una mesa hay que apostar por la mesa en forma de L. Se gana espacio libre alrededor y se necesita menos superficie.

3º. No llenar mucho la mesa:

Se debe evitar llenar en exceso la mesa. Si tenemos poco espacio y encima ponemos la mesa muy cargada tendremos un problema importante. Bastará para adornar la mesa con unas velas o unas cintas con botecitos o bien unas flores.

4º. Definir el sitio de cada uno en la mesa:

Se debe marcar el lugar de cada comensal en la mesa. Así se evitaría líos y se colocará a cad uno según un criterio lógico. Los anfitriones deben estar cerca dela puerta de la cocina. Para ubicar el sitio de cada comensal se puede poner sobre el plato una cartulina doblada en dos con el nombre.

5º. Ganar espacio con la cocina y el pasillo:

Si nos quedamos sin espacio, se podría disponer la bebida y la cristalería en otro lugar como el recibidor  o la cocina. Por ello, hay que despejar la cocina. Además, las fuentes de la comida estarán mejor en este lugar y sólo se deben llevar a la mesa cuando todo esté ya emplatado.

Foto vía Elle.es

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 − dos =