El pasillo es la zona de paso de casi todas las casas y el gran olvidado otras tantas. ¿El motivo? Posiblemente su dificultad a la hora de decorarlo. No obstante, con una pequeña guía podemos obtener un buen resultado.

Lo más importante es tener en cuenta que los pasillos suelen ser espacios sin luz natural, por lo que es nuestro trabajo que no se convierta en un túnel oscuro, frío, y sin vida. Vamos a crear un pasillo atractivo.

Lo primero que tenemos que hacer es darle luminosidad y, para ello, lo mejor es pintar las paredes y el techo con colores neutros, como blanco, vainilla, amarillo… todo colores claros.

Otro aspecto importante a tener en cuenta es la longitud del pasillo. En pasillos cortos es preferible unificar las tonalidades para agrandar visualmente el espacio. Y en estos casos el complemento ideal es un espejo en la pared del fondo, lo que hará que parezca mucho más largo.

Sin embargo, en pasillos grandes ocurre justo lo contrario. Para convertirlo en una zona acogedora una buena opción es situar un zócalo en la mitad de la pared pintado a rayas o con un estampado bonito. Esto acortará visualmente la longitud del pasillo.

Micasa
Foto: Micasa

Hemos de tener en cuenta que el pasillo es una zona de paso, por lo que hay que evitar situar muebles que entorpezcan el paso; no obstante es un buen lugar para colocar un armario empotrado (que siempre viene bien tener sitio).

También podemos convertirlo en una pequeña galería de arte, siempre y cuando los cuadros colaboren en dar luminosidad al pasillo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × dos =