02_dracaena9-node

 

En febrero, poco a poco el buen tiempo va llegando y los días durán más; la luz solar va ganando protagonismo. En este mes, podemos aprovechar para llevar a cabo una puesta general de nuetras plantas o el jardín.

Se trata de un buen momento para plantar árboles, arbustos, setos, trepadras en general y plantas anuales y vivaces como prímulas, violetas, arabis, … También hay que abonar y acolchar tras la poda: remover la tierra de la superficie y espolvorear, mezclándola, con humus, compost o estiércol. Además, se puede limpiar el césped de malas hierbas y musgo, al mismo tiempo que cubrir las plantas delicadas para evitar todavía las heladas.

En este mes, os recomiendo apostar por la dracaena, una planta también conocida como el «árbol del dragón» por su flamenate presencia, su resina rojo brillante y diversidad cromática.

Esta planta requiere pocos cuidados básicos. Bastará con ubicarla en un lugar con luz natural y con un aporte de gaua regular, pero no excesivo, pues no debe permanecer con las raíces húmedas. Asimismo, conviene pulverizarla de vez en cuando con un poco de agua para evitar el polvo.

Por otro lado, la flor cortada es siempre muy útil para realizar minicentros que decoren cualquier rincón de la casa. Las flores más adecuadas son las rosas y las peonías por su gran tamaño. Estos minicentros pueden decoar la mesa del comedor, el baño o una mesilla del dormitorio.

Por otra parte, febrero es el mes perfecto para ordenar bien las herramientas y preparar el jardín para dar la bienvenida a la primavera: pala, rastrillos, cepillo, pinzas, tijeras, etc. Así, tendremos todo a punto para acoger la primavera como se merece.

Por último, os sugiero que decoréis vuestro hogar con una serie de originales floreros de gres con cubierta imintando hierba. Siempre triunfan.

Foto vía Saliplant Garden

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ocho − seis =