puertas

Con una serie de consejos se puede sacar luz de donde no la hay en nuestra vivienda. Se trata de conseguir hacer más luminosa y alegre una habitación y ahorrar en el recibo de la luz.

1º. Quitar puertas, abrir vanos:

Con ello se logrará que la claridad de una habitación pase a otra. Una buena idea si se tiene un cuarto poco luminoso por su orientación o porque su ventana es pequeña, o simplemente no la tiene.

2º. Ganar claridad con la pintura:

Se recomienda pintar el techo, las vigas y los muebles todo en blanco. Se logrará que las habitaciones ganen en claridad y las paredes en altura. Se puede elegir una pintura de las que reflejan hasta el doble de luz.

Además, se puede pintar en tono claro un desgastado y viejo suelo oscuro, si ya no admite acuchillados. También se puede aprovechar para aclarar puertas, zócalos, molduras, …

3º. Piezas de pavés:

Basta con poner tres o cuatro bloques de cristal de pavés a un lado de la puerta de entrada o su alrededor para que tu recibidor tenga luz natural. Al escogerlos, hay que asegurarse que son aptos para exterior, para que sean estancos.

4º. Poner espejos frente a las ventanas:

Simplemente colocando uno o varios espejos frente a una ventana, una puerta por la que entre claridad se conseguirá que la luz se multipique. No hay que poner los espejos en una pared que refleje solamente otra, sobre todo, si no le llega luz, pues la acercarán y la habitación parece más pequeña.

5º. La puerta, mejor con cristales:

La puerta debe ser mejor con cristales para ganar en luz y claridad. Además, si se elige una puerta corredera se ganará también espacio. Para ponerla, sólo se ha de fijar en la pared una guía que soporte el peso de la puerta y, después, encajar ésta.

Foto vía Leroy Merlin

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × cinco =