DECORACION SALON PARVULOS

Un salón de párvulos debe ser un lugar que irradie alegría, dinamismo y optimismo. La decoración de este lugar debe ser colorida y tiene que estar colocada en un sitio que sea posible que los niños la vean y aprecien.

Así, la decoración del salón de párvulos tiene que estar enfocada a incentivar la imaginación de los niños, creando  para ellos un ambiente acogedor, alegre y motivador, que favorezca el desarrollo de varios procesos cognitivos como la atención, memorización, la discriminación visual, la comunicación oral, etc.

Y la decoración de este espacio no se basa solo en las paredes sino en muchos más elementos que acaban de dar un aspecto infantil y alegre al salón de párvulos.

Antes de decorar este espacio hay que llevar a cabo una serie de acciones:

• Escoger el material didáctico en función de la programación educativa planeada.

• Adecuar el material didáctico según  las edades de los niños.

• Priorizar materiales didácticos, es decir, lo primero es la calida

• Servir de apoyo pedagógico a los temas trabajados en las sesiones de aprendizaje

Luego, ya toca poner en marcha estas ideas decorativas para el salón de párvulos:

• El ambiente debe ser alegre, limpio y ordenado pues  proporciona seguridad y estimula el aprendizaje. La decoración es importante en este aspecto.

• Al disponer cada zona se tiene que tener en cuenta su situación en el conjunto del espacio.

• Se debe estudiar la opcion de iluminación y oscurecimiento independiente en cada zona

Las paredes pueden estar decoradas con pinturas, moldes y murales. Incluso se pueden ir añadiendo todo tipo de objetos hechos por los niños en la clase. La pared debe ser un fiel reflejo del salón de párvulos.

Los elementos decorativos motivadores deben variar a lo largo del curso. El niño se aburre si la decoración no cambia por ello hay que tener imaginación y decorar varias veces la estancia. Para ello se puede aprovechar eventos como Navidad, Semana Santa, Carnavales, el Día de la Madre, etc.

La distribución del aula tiene facilitar el acceso de los niños y niñas a los objetos y materiales que precisen. Debe ser un lugar diáfano, accesible y cómodo. La decoración tiene que ayudar, no entorpecer.

• La puerta de entrada al salón debe tener una decoración específica que provoque que el niño ya desde la entrada se sienta muy a gusto.

Foto vía Salones

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × dos =