house-of-dereon

Se puede sacar más partido a tu cuarto con una serie de soluciones que te ayudarán a ganar metros, encontrar nuevos sitios de almacenamiento, darle un toque personal, etc. Así, podrás estrenar una habitación nueva con un conjunto de sencillas propuestas.

1º. Vestir el cuarto de la cabeza a los pies:

Los tejidos aportan calidez y, si contrastas texturas, enriquecerás el ambiente. Se tiene que entelar el cabecero con un algodón ligero, combinar la colcha con un plaid y recurrir a las alfombras de pie de cama.

2º. Destacar la zona de la cama:

Se puede enmarcar con un cabecero gris que vaya de suelo a techo. Para no recargar en exceso, hay que procurar que el resto de la decoración sea tranquila, por ejemplo con una mesilla tipo consola y algún toque de color en la ropa de cama.

3º. Poner a tono el cuarto: 

Se deben coordinar colores y motivos para crear una atmósfera más relajante. Se puede aposgtar por el beis y el mostaza a rayas en los estores, el cabecero y los cuadrantes.

4º. Potenciar la luminosidad:

Si hay mucha luz natural, se tiene que pintar las paredes en tonos pasteles, como el rosa. Se pueden utilizar tejidos vaporosos par los visillos y muebles y accesorios blancos. Se debe reservar el color para la ropa de cama y los cojines.

5º. Integrar el aseo con estilo:

Un tabique central del mismo ancho que la cama divide el dormitorio en dos ambientes: por un lado, el áea de descanso, con un frente de lavabo que funciona como coqueto tocador; por otro, el aseo, con una espectacular bañera extena y el inodoro.

6º. El baño, a la vuelta de la esquina:

Un tabique a media altura es una buena opción para separar la zona de dormir del aseo cuando se disponen de pocos metros. Para conseguir sensación de continuidad, se puede apostar por tonos similares.

Foto vía Decoracion2.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

catorce + catorce =