Podemos conseguir una cocina limpia y aseada con un poco de dedicación y atención. Tenemos varias opciones para ener una cocina impecable trabajando mucho menos de lo esperado. Se trata de lucir una notable cocina, pero sin ser esclavo de su limpieza.

En primer lugar, os recomiendo comprar encimeras a pureba de manchas. El Silestone, además de ser antibacterias, permite hacer fregaderos en un sola pieza con la encimera: a menos juntas más fácil de limpiar.

Si optas por lo natural, elige el granito con tratamientos antimanchas y antibacterias. Y a medio camino, está el mármol tecnológico, una mezcla de mármol y resinas que hace que las manchas no penetren.

Por otro lado, si tienes pintura en las paredes de la cocina, ahora hay una que repele la suciedad y de la que se puede limpiar cualquier mancha sn que se deteriore en absoluto. En cuanto a las ventanas, una buena opción son los estores de screen, un tejido ignífugo que repele el polvo y es fácil de limpiar.

Además, los suelos son básicos en la limpieza de una cocina. Un suelo sucio estropea una cocina, incluso estando el resto limpia. El porcelánico es un suelo muy resistente y nada poroso, a pruebas de manchas y golpes. Y los hay de solamente 3 y 5 milimetros de grosor que se pueden colocar sobre al antiguo. Asimismo, los suelos porcelánicos técnicos al ir vitrificaos son inalterables y evitan el polvo ambiental.

También para limpiar menos, lo mejore es evitar ensuciar. Para ello os doy estos sencillos trucos para vuestra cocina:

1º. Coloca papel de cocina debajo de las botella de aceite y de aluminio en la placa, así sólo tendrás que cambiarlos cuando se manchen en vez de estar limpiando encimera y placa a diario.

2º. Pon bases plásticas en las baldas de los armarios de cocina para no rayarlas.

3º. Instala una trasera en la zona de cocción para evitar que la grasa se mete en las junts de los azulejos.

Foto vía Mi Cocina

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × 2 =